La primera comunión es una celebración muy especial en la vida de un niño, y uno de los momentos que quedará grabado en su memoria para siempre.

Una vez tengas la fecha y lugar decidido para la celebración religiosa, comienza la cuenta atrás.

1. Coge un cuaderno y dedícalo exclusivamente a la organización de la primera comunión, anota todo lo necesario para el evento, creáte una especie de bullet journal.

2. Busca inspiración, crea un tablero con recortes de revistas, cartulinas de color, cintas, telas …. todo vale o si lo prefieres crea uno digital en pinterest.

3. Elige el lugar del convite, si es con muchos invitados un restaurante o finca con espacio suficiente para que estéis cómodos y los niños puedan jugar, correr .. y si es más familiar, cualquier rincón quizás con un jardín, una bonita decoración puede resultar de lo más bonito y entrañable.

4. Confecciona la lista de invitados, cuenta siempre un 20% más de las personas que quieres que asistan.

5. El vestido o traje, búscalo con tiempo para no llevarte disgustos de última hora, y que le guste tanto al niño como a tí.

6. Mesa de chuches, tipo de decoración, carteles, banderines, etiquetas …

7. Papelería para el evento (invitaciones, recordatorios …..) una vez tengas decidido que ropa y peinado llevará, elije que recordatorios quieres para tu hijo, modernos, tradicionales, con una fotografía …. Y contando también con su opinión, al fin de cuentas es el protagonista.

8. Fotógrafo, para inmortalizar el día, aunque estamos en la era de los móviles si te lo puedes permitir, un buen fotógrafo para tener un álbum con los recuerdos de ese momento.

9. Y tú. ¿Qué llevarás?, tu vestido, peinado, maquillaje …  eres la madre del protagonista y debes estar guapa, te lo mereces, al igual que el padre y si el niño tiene hermanos, todos debéis estar fantásticos para acompañar al protagonista de la primera comunión.

Más o menos esto son los principales puntos que tienes que organizar, ahora es ponerse, empezar a mirar y pedir presupuestos.